COMO ARK ARCHITECTS PUEDE DEFENDERNOS DE LAS BACTERIAS Y LOS VIRUS COMO EL COVID-19

Nos tienen rodeados. Incluso dentro de los espacios que construimos para nosotros mismos, como casas y oficinas, somos una pequeña minoría. Las bacterias, hongos y virus invisibles nos superan en número por órdenes de magnitud

“El diseño de nuestros espacios tiene el poder de herirnos o mantenernos a salvo” Manuel Ruiz.

Desde la disposición de los suelos hasta la elección de los materiales, pasando por la circulación del aire, cada decisión que tomamos importa.

Ciertamente, la actual crisis de salud está causando que muchos de nosotros veamos nuestros hogares bajo una nueva luz. Queda por ver cómo nuestros hábitos y comportamientos recién adquiridos podrían volverse más permanentes. 

Al planificar el futuro, esperamos que el cambio climático y la degradación del medio ambiente aumenten con cada año que pasa, y nosotros como arquitectos entendemos cómo abordar estas certezas conocidas. Pero nadie predijo que una crisis de salud global alteraría nuestras vidas, cambiaría fundamentalmente la forma en que vivimos en nuestros hogares, e impactaría en el futuro del diseño residencial. Esta pandemia sirve para recordarnos lo importante que son nuestras casas para nuestro bienestar diario.

Las casas tienen el poder de traer alegría y una conexión significativa a nuestro mundo físico. Y en este momento de estar confinados en casa, mientras que necesitamos que nuestros espacios interiores sean flexibles para acomodar actividades temporales. Más importante aún, necesitamos disfrutar del espacio independientemente de la función que sirva. Nos deleitamos con la luz natural, los materiales de calidad, la calidad del aire interior saludable, y el acceso a espacios exteriores habitables. En muchos sentidos, este momento análogo es un retorno a la vida simple, y en el diseño de los futuros hogares, pensaremos más en lo que es esencial para la experiencia de cómo queremos vivir.

Siempre tenemos que desarrollar una arquitectura teniendo en cuenta a las personas, siendo conscientes desde el primer momento, de que el diseño de nuestros espacios tiene el poder de herirnos o mantenernos a salvo.

Manuel Ruiz Moriche, Creative Director ARK Architects
Manuel Ruiz Moriche- ARK Architects

Antes de la adopción generalizada de vacunas y antibióticos, el buen diseño de los edificios se consideraba un factor importante para mantener la salud. La percepción de los edificios como “máquinas de salud” influyó significativamente en los arquitectos modernistas como Le Corbusier y Tony Garnier, que diseñaron los edificios para admitir la luz solar y el aire fresco debido a la preocupación por la salud de los ocupantes.

Hoy en día, los trastornos crónicos y autoinmunes están aumentando, y se cree que la exposición inadecuada a la diversidad microbiana durante la primera infancia juega un papel importante. Sabemos que las elecciones arquitectónicas como el tipo de ventilación influyen en las comunidades microbianas de los interiores, así que quizás ha llegado el momento de volver a considerar la arquitectura de calidad como un servicio de salud pública. 

Sin embargo, para diseñar edificios “bioinformados” que fomenten el bienestar, los arquitectos necesitan conocimientos científicos que aborden las condiciones y limitaciones de su trabajo. La investigación sobre la microbiología del medio ambiente construido (MoBE) representa una oportunidad primordial para esa colaboración entre diseño y ciencia

El diseño arquitectónico está a punto de sufrir una revolución en los próximos decenios en respuesta al cambio climático, la urbanización, el crecimiento demográfico y la aparición de la pandemia causada por COVID-19 ha acelerado esta revolución.

El cambio climático es una amenaza para nuestra forma de vida. Debido a que el uso de la energía en los edificios contribuye en más del 40% del total de las emisiones mundiales de carbono, muchos arquitectos se han comprometido a lograr un uso de energía neta cero para todos los edificios nuevos para el año 2030.

Al mismo tiempo, se prevé que para 2040 se construirán más de 50.000 millones de pies cuadrados de edificios residenciales y comerciales sólo en los Estados Unidos, para dar cabida a la urbanización y al crecimiento demográfico. Estos edificios tendrán una vida media de 50-100 años. Juntas, estas tendencias sugieren que si los investigadores del MoBE quieren influir en la definición de edificios saludables y sostenibles para el próximo siglo, ahora es el momento de actuar.

ARK Architects Marbella

Un ejemplo de este enfoque podría ser los “experimentos” microbianos (cambios de diseño que, alteran la comunidad microbiana de un edificio sin dejar de respetar las mejores prácticas arquitectónicas) que se aplican durante la fase de diseño de los edificios nuevos o reformados.

Dada la necesidad apremiante de un diseño eficiente desde el punto de vista energético, estos estudios deberían centrarse en estrategias de diseño de bajo consumo energético, como la iluminación natural y la ventilación natural.

Un ejemplo de este tipo de estudio se produjo en la Universidad de Oregón, donde se diseñó un edificio de uso mixto de manera que la mitad de las oficinas utilizaban ventanas operables para proporcionar ventilación, mientras que la otra mitad utilizaba un sistema mecánico convencional. Las muestras de polvo de las oficinas mostraron claras diferencias en las comunidades microbianas que se explicaban principalmente por la fuente de aire de ventilación. Otro ejemplo es el Bullitt Center en Seattle, WA, que es el único edificio de oficinas que ha obtenido la certificación Living Building Challenge.

Diseñado para mejorar la salud de los ocupantes en base a los mejores conocimientos disponibles, este edificio se utiliza actualmente para investigar las relaciones entre el diseño, la salud de los ocupantes y la dinámica microbiana.

Courtesy Zehnder with ARK Architects

¿Cómo conseguimos villas sostenibles y saludables en ARK Architects?

  • Ventilación natural. El consumo de energía se minimiza mediante el enfriamiento pasivo utilizando el flujo de aire natural.
  • Utilizando materiales de construcción de alta calidad, y seleccionando los más altos estándares de impermeabilización y aislamiento térmico y acústico.
  • Diseño del paisaje. Utilizamos elementos de paisajismo para filtrar las aguas turbias, y ahorramos agua de lluvia para regar las plantas, gracias al sistema de drenaje. Facilitamos el retorno del agua limpia a los acuíferos.
  • Plantas autóctonas. El uso de especies vegetales mayoritariamente nativas reduce la demanda de agua, ya que están adaptadas al entorno local.
  • Árboles ya existentes. Conservamos los árboles existentes, manteniendo la integridad y la historia del sitio. Esto nos permite aprovechar la sombra natural que proporcionan los árboles maduros.
  • Superficies permeables. Estas reducen la escorrentía, permitiendo que el agua se filtre a través de la capa freática local y/o los acuíferos.
  • Protección solar. Esto reduce los requerimientos de energía mientras mejora el confort de los residentes.
  • Nos aseguramos de que la luz natural llegue a todos los espacios de la casa, minimizando la necesidad de iluminación artificial.
  • Iluminación de alta eficiencia. Iluminación y controles altamente optimizados para una mayor eficiencia energética.
  • Energías alternativas. Utilizamos tecnología fotovoltaica, solar térmica y otras tecnologías alternativas para reducir el consumo de energía.
  • La orientación de la villa. El análisis específico del lugar revela dónde caerá la luz solar a lo largo del día, así que entendemos exactamente cómo impacta en los espacios.
  • Tratamiento de agua y tanques de almacenamiento.
Courtesy Zehnder with ARK Architects

LA IMPORTANCIA DE LA VENTILACIÓN NATURAL

La ventilación natural permite que el aire exterior circule por las casas sin utilizar dispositivos mecánicos como los sistemas de aire acondicionado. También conocido como enfriamiento pasivo, aprovecha las diferencias de presión y el movimiento del aire para mantener el confort dentro de los espacios habitables.

La ventilación natural promueve un estilo de vida más saludable. Por ejemplo, el oxígeno del aire fresco puede mejorar el ritmo cardíaco, la presión arterial y los niveles de energía. Fortalece su sistema inmunológico. También hace que se sienta relajado y refrescado gracias a los altos niveles de serotonina

Zehnder

La ventilación inadecuada permite la acumulación de diversos contaminantes procedentes de los materiales de construcción, la quema de combustible y las emisiones de gas radón.

El moho, un factor de riesgo para las alergias y el asma, prospera en las zonas no ventiladas. Los vectores, como los mosquitos portadores del dengue y el paludismo, suponen un mayor riesgo para quienes viven en hogares con aire atrapado. En conjunto, la acumulación de amenazas ambientales perjudiciales en los hogares sin ventilación supone un riesgo importante para la salud. Un mejor diseño de la ventilación puede aumentar los intercambios y la calidad del aire, reduciendo así esos riesgos para la salud. Se ha estimado que la mejora de la ventilación natural reduce las enfermedades pulmonares hasta en un 20%.

La ventilación natural también puede mejorar la refrigeración de los edificios, produciendo hasta un 25-50% de ahorro de energía. Muchos estilos de construcción tradicionales mejoran la ventilación natural al proporcionar techos altos, y espacios de aire a nivel del techo o debajo de los aleros para mejorar la ventilación diurna del calor, y la ventilación cruzada nocturna.

La ventilación natural puede proporcionar importantes beneficios para la salud, pero debe ser examinada para prevenir riesgos previsibles

Architects Marbella

ARK Arquitectos nos preparamos para esta revolución ya que nuestros diseños y construcciones han sido sostenibles y saludables por más de 6 años.

Todos seguimos luchando juntos contra esta pandemia de COVID-19 que ha cambiado el mundo

Referencias

Empresas y los artículos
– Zehnder
 
Revistas científicas
1. Campbell M. Strange bedfellows: modernism and tuberculosis. In. Zardini M , Borasi G, editors. Imperfect health: The medicalization of architecture. Montreal, Quebec: Canadian centre for architecture and Lars Müller Publishers; 2012.
2. Hobday RA. Sunlight therapy and solar architecture. Med Hist. 1997;41:4, 455. doi: 10.1017/S0025727300063043. [PMC free article] [PubMed] [CrossRef] []
3. Bach J-F. The effect of infections on susceptibility to autoimmune and allergic diseases. NEJM. 2002;347(12):911–20. doi: 10.1056/NEJMra020100. [PubMed] [CrossRef] []
4. Rook GA. Regulation of the immune system by biodiversity from the natural environment. PNAS. 2013;110(46):18360–7. doi: 10.1073/pnas.1313731110. [PMC free article] [PubMed] [CrossRef] []
5. Kembel SW, Jones E, Kline J, Northcutt D, Stenson J, Womack AM, et al. Architectural design influences the diversity and structure of the built environment microbiome. ISME. 2012;6(8):1469–79. doi: 10.1038/ismej.2011.211. [PMC free article] [PubMed] [CrossRef] []
6. Green JL. Can bioinformed design promote healthy indoor ecosystems? Indoor Air. 2014;24(2):113–5. doi: 10.1111/ina.12090. [PubMed] [CrossRef] []
7. Energy Efficiency & Renewable Energy Department . 2011 Buildings energy data book. Washington, DC: U.S. Department of Energy; 2012. []
8. U.S. Energy Information Administration . Annual energy outlook 2015. Washington, DC: U.S. Department of Energy; 2015. []
9. Pati D. A framework for evaluating evidence in evidence-based design. HERD. 2011;4(3):50–71.[PubMed] []
10. Green LW. Making research relevant. Fam Pract. 2008;25(suppl 1):i20–4. doi: 10.1093/fampra/cmn055. [PubMed] [CrossRef] []
11. Kembel SW, Meadow JF, O’Connor TK, Mhuireach G, Northcutt D, Kline J, et al. Architectural design drives the biogeography of indoor bacterial communities. PLoS ONE. 2014;9(1):e87093. doi: 10.1371/journal.pone.0087093. [PMC free article] [PubMed] [CrossRef] []
12. Burpee H, Beck DAC, Meschke JS. Health impacts of green buildings. Washington, D.C.: American Institute of Architects; The Value of Design: Design & Health: 2014. http://www.aia.org/aiaucmp/groups/aia/documents/pdf/aiab104694.pdf.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Noticias relacionadas

Scroll Up