El mejor gimnasio en casa para pasar el confinamiento | ARK Architects

Las precauciones por el coronavirus, el aislamiento social, el cierre de gimnasios y el confinamiento en casa pueden tentarte a acurrucarte en el sofá y ver el Netflix, o perderte todo el día en una gran novela.

Pero el ejercicio regular es esencial para fortalecer el sistema inmunológico; prevenir el aumento de peso (que puede perjudicar la función inmunológica); mejorar su estado de ánimo y mantenerlo lo más saludable posible (y fuera del hospital o la sala de emergencias) durante esta desafiante pandemia mundial.

Con el mundo sintiéndose un poco fuera de control, ahora es el momento perfecto para tomar el control de su salud incorporando el ejercicio diario en su agenda.

Para nosotros, la salud y el bienestar en nuestras casas es un factor fundamental cada vez que diseñamos y construimos villas, ya que influye directamente en la calidad de su estilo de vida. Es en las zonas de spa, gimnasio, sauna, etc. donde las medidas de higiene deben coexistir con los más altos estándares de calidad.

Manuel Ruiz Moriche, ARK Architects

Debes aspirar a hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio cardiovascular cada día, además de un entrenamiento de fuerza al menos dos veces a la semana.

Más que eso evitará el aumento de peso (especialmente si es diabético o prediabético), ya que la mayoría de las personas probablemente queman muchas menos calorías de las que normalmente queman debido a las drásticas limitaciones en las actividades diarias. También es importante tratar de limitar el comportamiento sedentario prolongado.

Un estudio de investigación descubrió que incluso una hora adicional de comportamiento sedentario (ver vídeos) se asociaba con una disminución de la función inmunológica en los varones jóvenes, y un gran estudio descubrió que el comportamiento sedentario también se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer y riesgo de muerte.

De esta manera, independientemente del rango de edad, son recomendados los siguientes comportamientos y actitudes, que ayudarán a las personas a seguir estando físicamente activa y a mantener la salud física y mental que será de gran importancia para afrontar este momento de aislamiento social:

  • Realizar actividades físicas que sean gratificantes, explorando los espacios de alrededor de la casa y usar equipamiento para moverse.

  • Realizar actividades diarias, como limpiar, mantener y organizar los espacios alrededor de la casa.

  • Jugar y hacer ejercicio con niños, adolescentes y mascotas, utilizando juegos que promuevan un gasto de energía mayor que el descanso.

  • Evitar el comportamiento sedentario, alternando el tiempo que se pasa sentado o acostado con períodos de actividad física, reduciendo el tiempo que se pasa usando aparatos electrónicos.

  • Reservar unos minutos para actividades de estiramiento, relajación y meditación.

7 beneficios de realizar actividad física con regularidad

Es difícil ignorar los beneficios para la salud del ejercicio regular y la actividad física. Todo el mundo se beneficia del ejercicio, independientemente de la edad, el sexo o la capacidad física.

¿Necesitas más convicción para ponerte en movimiento? Presta atención a estos siete beneficios, ya que el ejercicio puede llevarte a ser más feliz y estar más saludable.

1. El ejercicio hace que controles tu peso

El ejercicio puede ayudar a prevenir el aumento de peso o ayudar a mantener la pérdida de peso. Cuando se realiza actividad física, se queman calorías. Cuanto más intensa es la actividad, más calorías se quemarán.

Las salidas regulares al gimnasio son estupendas, pero no te preocupes si no encuentras mucho tiempo para hacer ejercicio todos los días. Cualquier cantidad de actividad es mejor que ninguna. Para cosechar los beneficios del ejercicio, sólo tienes que ser más activo a lo largo del día: sube las escaleras en lugar del ascensor o acelera un poco en las tareas domésticas. La constancia es la clave.

 

2. El ejercicio combate los problemas de salud y las enfermedades

¿Preocupado por las enfermedades del corazón? ¿Buscas prevenir una posible hipertensión? No importa cuál sea su peso actual, ser activo aumenta el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL), el colesterol “bueno”, y disminuye los triglicéridos no saludables. Esto hace que se mantenga la sangre fluyendo suavemente, lo que disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
 

Practicar ejercicio con regularidad ayuda a prevenir o controlar muchos problemas y preocupaciones respecto a la salud, incluyendo los siguientes:

  • Derrame cerebral.
  • Síndrome metabólico.
  • La presión arterial alta.
  • Diabetes de tipo 2.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Muchos tipos de cáncer.
  • Artritis.
  • Cataratas.

También puede ayudar a mejorar la función cognitiva y a reducir el riesgo de muerte.

3. El ejercicio mejora el estado de ánimo

¿Necesita un estímulo emocional? ¿O necesita desahogarse después de un día estresante? Una sesión de gimnasio o una caminata rápida pueden ayudar. La actividad física estimula varias sustancias químicas cerebrales que pueden hacer que te sientas más feliz, más relajado y con un menor nivel de estrés.

También es posible que se sienta mejor respecto a su aspecto físico, lo que puede aumentar su confianza y mejorar su autoestima.

 

4. El ejercicio aumenta su energía

¿Envuelto por las compras o las tareas domésticas? La actividad física regular puede mejorar su fuerza muscular y aumentar su resistencia.

El ejercicio proporciona oxígeno y nutrientes a los tejidos y ayuda a que el sistema cardiovascular funcione de manera más eficiente. Y cuando su salud cardíaca y pulmonar mejore, tendrá más energía para hacer frente a las tareas diarias.

 

5. El ejercicio promueve un mejor sueño

¿Le cuesta mucho coger el sueño? La actividad física regular puede ayudarle a dormirse más rápido, a dormir mejor y a profundizar el sueño. Simplemente tenga precaución y no haga ejercicio justo antes de acostarse, ya que el cuerpo puede estar tan activo que luego le cueste dormirse.

6. El ejercicio puede devolverle la chispa a su vida sexual

¿Se siente demasiado cansado o demasiado fuera de forma para disfrutar de la intimidad física? La actividad física regular puede mejorar los niveles de energía y aumentar su confianza gracias a la mejora de su apariencia física, lo que puede impulsar su vida sexual.

Pero hay incluso más que eso. La actividad física regular puede mejorar la excitación de las mujeres. Y los hombres que se ejercitan regularmente tienen menos probabilidades de tener problemas de disfunción eréctil que los hombres que no se ejercitan.

 

7. El ejercicio puede ser divertido…, ¡y muy sociable!

El ejercicio y la actividad física pueden ser divertidos. Le dan la oportunidad de relajarse, disfrutar del aire libre o simplemente participar en actividades que le hagan feliz. La actividad física también puede ayudarle a conectarle con su familia o amigos en un ambiente social divertido.

Así que toma una clase de baile, haz senderismo o únete a un equipo de fútbol. Encuentre una actividad física que le guste y hazla. ¿Aburrido o aburrida? Intenta algo nuevo o prueba alguna actividad con tus amigos o familiares.

 

La conclusión final del ejercicio

El ejercicio y la actividad física son excelentes formas de sentirse mejor, de mejorar la salud y de divertirse. Para la mayoría de los adultos sanos, el Departamento de Salud y Servicios Humanos recomienda:

  • Al menos 150 minutos a la semana de actividad aeróbica moderada o 75 minutos a la semana de actividad aeróbica vigorosa, o una combinación de actividad moderada y vigorosa. Las pautas sugieren que se extienda este ejercicio a lo largo de la semana. Algunos ejemplos pueden ser correr, caminar o nadar. Incluso pequeñas cantidades de actividad física son útiles, y la actividad acumulada a lo largo del día se suma para proporcionar beneficios para la salud.
  • Ejercicios de entrenamiento de fuerza para todos los grupos de músculos principales al menos dos veces por semana. Entre los ejemplos se incluyen el levantamiento de peso libre, el uso de máquinas de pesas o el entrenamiento con pesas.

Distribuya sus actividades a lo largo de la semana. Si desea perder peso, alcanzar metas específicas de acondicionamiento físico u obtener aún más beneficios, es posible que necesite aumentar su actividad aeróbica moderada a 300 minutos o más por semana.

Ejercicio, Inmunidad y la Pandemia COVID-19

El sistema inmunológico humano es una red de células y moléculas diseñadas para mantenerse libre de infecciones y enfermedades. Se sabe que el ejercicio tiene un gran impacto en el funcionamiento normal del sistema inmunológico.

Se ha demostrado que el ejercicio, la edad y el sexo afecta a la aptitud cardiorrespiratoria y realizar regularmente ejercicios de intensidad moderada a vigorosa que se ajustan a las directrices de la ACSM mejora la respuesta inmunitaria a la vacunación, reduce la inflamación crónica de bajo grado y mejora varios marcadores inmunitarios en varios estados de enfermedad, como el cáncer, el VIH, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el deterioro cognitivo y la obesidad.

La actual pandemia de COVID-19 ha planteado muchas preguntas sobre cómo el ejercicio puede protegernos de la infección al aumentar la inmunidad. Esto es cada vez más pertinente, ya que muchos de nosotros tenemos acceso restringido a los gimnasios y parques donde normalmente realizaríamos ejercicios y regímenes de actividad física. A este problema se suman los conocidos efectos negativos del aislamiento social y el confinamiento en la inmunidad.

Los glucocorticoides como el cortisol se elevan durante los períodos de aislamiento y confinamiento y pueden inhibir muchas funciones críticas de nuestro sistema inmunológico. Cuando estamos estresados, la capacidad de nuestras células T para multiplicarse en respuesta a los agentes infecciosos se reduce notablemente, al igual que la capacidad de ciertos linfocitos efectores (por ejemplo, las células NK y las células T CD8+) para reconocer y matar las células de nuestro cuerpo que se han vuelto cancerosas o que han sido infectadas por virus.

También es de vital importancia que nuestras células inmunitarias mantengan su capacidad de redistribución para que puedan “patrullar” las zonas vulnerables del cuerpo (por ejemplo, las vías respiratorias superiores y los pulmones) para evitar que los virus y otros patógenos se afiancen. Este proceso también es importante para reducir al mínimo el impacto del virus y acelerar la resolución viral en caso de que nos infectemos.

Mantente positivo. Mantente activo. Sé inteligente y cuídese.

Share this

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Related news

Scroll Up